Cuando calidad lingüística, innovación tecnológica y compromiso no son suficientes.

Ciertas traducciones requieren, para ser válidas, el sello y la firma de un traductor jurado que certifique la fidelidad del documento con el original.

Cada idioma, cada documento, cada requisito es un mundo, y en CCI le asesoramos sobre la mejor solución.

Para ello, CCI trabaja con un equipo de traductores jurados especializados que cuida hasta el más mínimo detalle.